El Espiritu De DIOS Esta Aqui ....

Como no creer en Dios .....

sábado, 23 de abril de 2011

LA VIDA ETERNA Y EL CIELO

Por:Edward M.Bounds

La Biblia hace mucho uso del termino “VIDA” como la idea central y fundamental del Cielo, sus goces, actividades y carácter.

Vida Eterna a los que, perseverando en hacer bien, buscan gloria y honra e inmortalidad” Romanos 2:7

Para que asi como el pecado reino en la muerte, asi también la gracia reine por medio de la justicia para Vida Eterna, mediante Jesucristo, nuestro Señor. Romanos 5:21

Mas ahora que han sido librados del pecado y hechos siervos de Dios, tienen por fruto la santificación, y como fin, la Vida Eterna. Porque la paga del pecado es muerte, mas la dadiva de Dios es Vida Eterna en Cristo Jesus, Señor Nuestro. Romanos 6:22-23

Echa mano de la Vida Eterna, a la cual has sido llamado. 1Timoteo 6:12

Porque de tal manera amo Dios al mundo, que ha dado a su Hijo Unigenito, para que TODO AQUEL que en el Cree, no se pierda, mas tenga Vida Eterna. Juan 3:16

La afirmación de los apostoles y de Cristo sobre este símbolo de la vida del Cielo, La Vida Eterna, implica que es una liberación para siempre de la muerte y es opuesta a ella. En otras palabras, en el termino “VIDA” se concentra todo lo bueno que el hombre puede desear y gozar. El Cielo es la posesión, en el sentido mas elevado, de la primera y ultima bendición del hombre, que se dice muy bien que es la esencia de toda felicidad. Y la vida es el estado y la riqueza del Cielo, la vida inmortal, sin decaimiento, sin disminución: Vida mas profunda, amplia, dulce…Por ello, su libro es el Libro de la vida, su rio, el rio de la vida, su árbol, el árbol de la vida, su agua, el agua de la vida….

Dijo también Jesucristo: En la casa de mi padre hay muchas mansiones, si no, ya se los hubiera dicho, voy pues a preparar lugar para ustedes. Y si me voy y les preparo lugar, vendre otra vez, y los tomare conmigo, para que donde Yo estoy ustedes también estén. Juan 14:1-3

El Cielo será el alivio de todas las tribulaciones de esta vida. Todas las aflicciones cesaran y las tribulaciones se acabaran y las lagrimas serán enjugadas en el Cielo. Que Cristo ha ido al Cielo para estar en la presencia de Dios a favor nuestro es verdad, y también lo es que el misterio y ministerio de su muerte, gloria y riqueza de su intercesión, el que este preparando un lugar para nosotros y que nos prepare a nosotros para ese Lugar. Definitivamente, tenemos que amar el Cielo porque Cristo esta allí. En ultimo termino, hemos de estar llenos de gozo cuando llegue la hora de ir alla, porque será la hora de ver a Cristo, la hora de conocerlo en Persona, de disfrutarlo para siempre, la hora en que estaremos para siempre con EL….

El pastor Moody fue un hombre de oración, un gran predicador evangelista y anticipando el dia de su muerte, hablo a todos sus amigos que se encontraban reunidos a su alrededor.

“Un dia de estos cuando vean en el periodico el articulo Moody murio no lo crean, porque en aquel dia estare viviendo con mas vida que ahora. Saldre de mi casa vieja hecha de polvo para dirigirme a un hogar de gloria, en donde el pecado ni la maldad ya no estarán, ni me podran ensuciar, estare vestido de un cuerpo glorioso y subire al lugar mas alto. Mi cuerpo nacio en 1837, mi alma rescatada en 1856. El cuerpo morira pero lo que nace del Espiritu Santo Vivira Eternamente”.

El pastor Moody antes de morir vio por un instante la Gloria del Cielo. Al despertar de su sueño dijo esto:

“Aunque ahora parta del mundo, las puertas del Cielo fueron abiertas para recibirme. Si esto es la muerte es lo mas bello que puedo ver, Dios me esta llamando. Yo debo irme”.

Sus hijos al escuchar esto, y ante la muerte de su padre desearon llorar, pero el sueño del pastor Moody no fue un simple sueño, fue la palabra de su entrada al Cielo. Y con estas palabras partio del mundo: “Hoy es el dia de mi victoria, mi dia de coronacion. ¡Ah! ¡Que glorioso es!”


¿Estas preparado para ir al Cielo? Acepta a Cristo en tu Corazon como tu único y suficiente Salvador personal, El venció la muerte en la Cruz del Calvario y te da Vida Eterna. Haz la siguiente Oracion con todo tu corazon :

Señor Jesucristo, te acepto como mi único y suficiente Salvador personal, reconozco que soy pecador y que moriste por mis pecados en la Cruz del Calvario, me arrepiento de mis pecados. Toma el control de mi vida. Cambia mi vida. Renuncio, en tu nombre Jesucristo, a toda maldición generacional por idolatría, hechicería, adulterio, vicios y enfermedades. Hazme uno de tus hijos, una oveja de tu rebaño y dame tu cuidado, guía y protección. Amen.

Bendiciones para todos

¿Cómo el hombre puede ser aceptado por Dios?

Cualquiera sea la religión que el hombre profese, ésta se caracteriza fundamentalmente por la forma en que enseña a sus seguidores a acercarse a Dios. O bien les enseña a acercarse por sus obras, o les enseña a acercarse por la fe.

Hay en la Biblia dos hombres, hermanos entre sí, que representan estas dos formas de presentarse ante Dios. Uno es Caín y el otro es Abel, los hijos de Adán y Eva. Ellos nacieron fuera del huerto, y ambos heredaron la misma naturaleza pecaminosa de sus padres. Adán no podía transmitirles la fe, porque "lo que es nacido de la carne, carne es; y lo que nacido del Espíritu, espíritu es". De modo que Caín y Abel eran iguales en cuanto a su naturaleza.

Sin embargo, a la hora de presentarse ante Dios, ellos asumieron actitudes diametralmente opuestas. Estas diferentes actitudes determinaron que recibiesen de parte de Dios una respuesta también diferente. La Palabra de Dios dice que la diferencia no estribó en la distinta naturaleza de estos hombres, sino sólo en las ofrendas que presentaron.

Hebreos 11:4 dice: "Por la fe Abel ofreció a Dios más excelente sacrificio que Caín, por lo cual alcanzó testimonio de que era justo, dando Dios testimonio de sus ofrendas; y muerto, aún habla por ella". Caín ofreció a Dios el fruto de la tierra. Esto, que pudiera parecer loable, no lo era, por cuanto la tierra estaba maldita, por causa del pecado. Dios había sacrificado un animal para cubrir a Adán y Eva, había tenido que derramar sangre para cubrir a los primeros padres, pero Caín consideró innecesario ofrecer un sacrificio sangriento. Sin embargo, la Biblia dice que "sin derramamiento de sangre no se hace remisión" (Heb. 9:22).

Consideremos ahora el sacrificio de Abel. Este trajo de los primogénitos de sus ovejas, de lo más gordo de ellas. Entendió que ninguna de sus buenas obras podían permitirle el acceso a Dios. En la ofrenda de Abel quedó simbolizado el sacrificio perfecto de Cristo. Así también, toda alma quebrantada halla en Cristo su sustituto por excelencia, quien tomó su lugar en el juicio sobre la cruz. No es cuestión de sentimientos, sino que es un asunto de fe.

"Justificados, pues, por la fe tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo" (Rom. 5:1). "Por la fe Abel ofreció a Dios más excelente sacrificio que Caín" (Heb. 11:4). Caín no tuvo esta fe y, por lo tanto, no trajo sacrificio de sangre. Abel tuvo fe y ofreció la sangre y la grosura, que es la vida y excelencia de la persona de Cristo. El camino de Caín ha tenido muchos seguidores a través de la historia y los sigue teniendo hoy. Los seguidores de Caín son personas religiosas, pero ellos piensan que pueden acercase a Dios a su manera. Su religión es sólo un ritual, que sirve para acallar la conciencia, o para ser aceptado socialmente.

¿Con cuál de estos adoradores se identifica usted? Crea en el Señor Jesucristo, y alcanzará la perfecta paz con Dios. Sólo en Cristo hay justicia y salvación eterna.

Recordando tus promesas de amor!


Porque los montes se moverán,
y los collados temblaran
más no se apartara de mi tu amor...
Ni el pacto de tu paz
se quebrantará
porque tu no eres hombre para mentir
ni hijo de hombre para que te arrepientas...
Esas han sido tus Palabras

Me sacaste de las tinieblas,

a tu luz admirable !

Ningún arma contra mi

Jamás prosperara...

He escuchado tu voz:

No temas, soy tu salvador!!!

soy tu Señor, tu protector

Jamas te dejaré...


Con amor eterno te he amado,

por mi misericordia no has sido consumida,

te llame,

te puse nombre:

Mía eres tú



Jesús, Tu Mejor Amigo



Quién mejor que El te conoce, El sabe todo de tí. El sabe cuando estás triste, alegre, preocupado, cansado..El lo sabe todo. Los pensamientos más internos de tu corazón, El los conoce. No hay nadie que te comprenda más que nuestro Señor. Para eso vivió en éste mundo, y se hizo hombre sintiendo soledad, tristeza, abandono, incomprensión de todo el mundo, pero sin pecado. El te entiende por lo que estás pasando, confía en El. El por medio de El Espíritu Santo se convierte en tu mejor amigo, ya que hay cosas que serán entre tú y El. Hay cosas que sólamente El sabe de ti, cómo no confiar en El ?.

El es tu maestro, tu guía en el camino , tu pastor, tu señor, tu abogado, tu pronto auxilio en las tribulaciones, tu proveedor, El que pelea tus batallas por tí, El que te corona de favores y misericordias, en fin nadie te ama como El , ni te comprende como El lo hace. El amor de El para tí es inmenso, no tiene límites. Como no confiarle tu vida a El, cómo no entregarle tu futuro y tu vida entera..vale la pena, lo que puedes perder es nada, comparado a lo que vas a ganar, una bella relación con tu maestro lo vale todo, en ésta vida y en la venidera. Encomienda a El tu camino.

Déjame amar a los demás por intermedio de ti.



Deja que me sirva de tus ojos para ver las necesidades de los demás;
de tus oídos para escuchar el clamor de los perdidos;
de tu lengua para comunicar Mis Palabras de amor y aliento a los que están alicaídos.
Si me lo permites, haré que se te parta el corazón al ver la cantidad de gente que todavía no sabe de Mi amor.
Deja que me valga de tus manos para secar las lágrimas de los que lloran, para reconfortar con unas palmaditas en el hombro a los que están desanimados, para prestar ayuda a los que desfallecen a mitad de camino.
Deja que Mi Palabra te llene hasta rebosar, de modo que irradies calidez, alegría, amor y optimismo.
Si llenas con ella tu corazón, tu mente y tu espíritu, te rodeará un aura de amor de la que otros querrán participar.
Da y se te dará. Si vas y anuncias Mi Evangelio, Mi Palabra, Mi amor, Yo derramaré Mi amor sobre ti. De esa manera sanarás corazones. JESUS

Así como Cristo

En Efesios capítulo 5 hay una preciosa analogía del matrimonio cristiano con la relación de Cristo y la Iglesia. Resalta allí la magnífica obra de Cristo a favor de su Amada, tanto en el pasado como en el presente.

Lo primero es la salvación, pues Cristo es su Salvador (v. 23). Como tal, él la amó y se entregó a sí mismo por ella, derramando su sangre en la cruz. Esta es una obra perfectamente consumada.

Luego, la santificación, porque él es su Santificador (v. 26), y la purifica en el lavamiento del agua por la palabra. Su objetivo es que ella llegue a ser santa y sin mancha, sin arruga ni nada que se le parezca.

Entre tanto, él la sustenta, porque él es su Sustentador (v. 29). Él ofrece a su Amada los recursos para su subsistencia, el alimento necesario. La trayectoria terrenal es difícil y es preciso que él la sustente. Es como cuando el salmista dice del Buen Pastor: "Jehová es mi pastor; nada me faltará. En lugares de delicados pastos me hará descansar; junto a aguas de reposo me pastoreará" (Sal. 23:1-2).

Y también él la cuida, pues él es su Cuidador. Muchos peligros acechan; el alma se turba; los días se tornan a veces angustiosos. Entonces ella puede exclamar: "Confortará mi alma ... Aunque ande en valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque tú estarás conmigo; tu vara y tu cayado me infundirán aliento" (vv. 3-4). ¡Qué maravilloso es Cristo en su cuádruple oficio de Salvador, Santificador, Sustentador y Cuidador!

Pero esto tiene alcances aún mayores, tal vez insospechados, pues el mismo pasaje dice: "Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia..." (v. 25), y luego más adelante "así también los maridos..." (v. 28). Esto pone al marido en el otro lado de la analogía, es decir, desempeñando a favor de su esposa el mismo cuádruple oficio de Cristo por la iglesia.

Al igual que Cristo, el marido está llamado a salvar a su esposa, a santificarla, a sustentarla y cuidarla. La vida humana –en especial la vida matrimonial- ofrece tantas vicisitudes, tantos peligros y necesidades, que el marido tendrá mil ocasiones de emular a Cristo en su maravilloso cuidado por su amada.

El versículo 27 dice: "A fin de presentársela a sí mismo...". Esta frase hace referencia a un hecho futuro, cuando lleguen las bodas del Cordero. Entonces la perfecta obra de Cristo en la cruz, ya acabada, más su perfecta obra en este tiempo, aun realizándose, tendrán una maravillosa consumación. Ella –la iglesia– será la esposa perfecta para él.

QUE ES LA VIDA?

Es la manifestación de nuestro ser, es decir expresamos lo que vivimos. Debemos saber que cosas ocupan nuestro corazón, porque la conducta tiene una relación directa con su contenido; por eso, al observar alrededor veremos mucho, porque el corazón humano está muy cargado, pero no es la variedad, ni la cantidad, ni el producto lo que importa, pues el motivo de nuestra existencia es manifestar la voluntad de Dios y nuestra satisfacción está en ella, no fuera de ella.

El pecado sacó de ruta al ser humano, extraviándole en diferentes sentidos, cegándole y encerrándole en sus propias ideas, conceptos y maneras.

Si la vida es la exposición de lo que internamente dejamos entrar, debemos despojarnos de nosotros mismos, y dar entrada a Dios para que ocupe el lugar más importante de nuestro corazón, por medio de Jesucristo como nuestro Señor y Salvador. Solo Dios da sentido a la vida.